La cantante calva

La cantante calva
de Eugène Ionesco

Ionesco fue, junto a Samuel Beckett, el padre del teatro del absurdo. Mediante éste, el autor hace de un texto burlesco un juego dramático; y de un texto dramático un juego burlesco.

Hace sesenta y siete años del estreno de La cantante calva, obra de un autor joven y desconocido al que,

según él, no le gustaba el teatro. Eugène Ionesco estrenaba la que se convertiría automáticamente en una obra culmen del teatro del siglo XX y una de las obras más representativa del llamado teatro del absurdo. Una gran comedia que es en sí misma una gran tragedia. Así la cali có su autor, todavía perplejo por escuchar las risas del público de París en la noche del estreno.